Encuentra tu camino

¿Qué quieres ser de mayor?

A quién no le han hecho esta pregunta alguna vez… Desde pequeños de una forma u otra ya nos marcan un camino; cuántas veces nos habrán dicho: tú para tener un buen trabajo tienes que ir a la Universidad, estudiar una carrera…. El problema venía cuando te decían ¡no cualquier carrera! sino una carrera de ciencia como medicina, enfermería, ingeniería, arquitectura y… nunca carrera de letras ¡eh! porque con esas no se gana dinero… Seguro que muchas de estas expresiones os sonarán. En el momento que pronunciabas: mamá, quiero ser periodista, a tu familia se le cambiaba la cara, pero más aún si le decías: yo quiero hacer anuncios.

Este fue mi caso. Desde pequeña, me quedaba embobada viendo los anuncios de la tele, para mí, el  Zapping era mi programa favorito.

Recuerdo como cada 31 de diciembre, toda mi familia  expectante por la entrada del nuevo año esperaba ver el último anuncio del año.

Aún tengo grabada en mi memoria el anuncio de Coca-Cola del Oso Polar. 

Ese spot marcó un antes y un después  para mí y fue el que me llevó a interesarme por la comunicación de una forma diferente a como lo había hecho antes. En mi completa ignorancia, pensaba que la publicidad que veía por la televisión o la que aparecía en las revistas y periódicos era creada por los periodistas, pero al escuchar los comentarios que hacía mi familia cuando se  acercaba la emisión  del anuncio previo a las 12 campanadas, me di cuenta que estaba equivocada: a los creativos se les ha ido de las manos…cuánto dinero se habrán gastado…., la producción es bastante buena… Esas palabras y terminologías, nos las conocía.

Empecé a preguntar a todos,  quién  hacía los anuncios.  Mientras escuchaba sus respuestas a mis preguntas, me imaginaba creando anuncios, spots de gran éxito que serían recordados y tarareados por todos cuando llegase el verano u otra Navidad.

La Universidad

Y por fin llegué a la universidad, ese momento tan deseado por mucho de nosotros cuando acabamos bachillerato. Ahí piensas; ahora ya podré estudiar lo que me gusta. En mi caso, Publicidad y Relaciones Públicas, pero…primera asignatura del primer curso: HISTORIA Y TEORÍA ¡Zas en toda la boca! Mucha historia, pero cómo conseguir que un cliente te confíe su producto o servicio para que le hagas su campaña publicitaria no lo aprendí hasta terminada la carrera con la experiencia del día a día.

Darse cuenta que la carrera estaba bastante alejada de la realidad, fue el primer paso para preguntarme  ¿a qué me quiero dedicar profesionalmente?, Ya que todo lo que estaba estudiando no me serviría de mucho en un trabajo.

La realidad

¿Cuál es esa realidad?  Se prefiere la lectura de los periódicos online al periódico en papel. Quedamos por las RSSS, creamos grupos de Whatsapp para organizar viajes, despedidas de solter@s, cumpleaños… ¡Estamos cambiando nuestra forma de interactuar! De todo esto las marcas  se están dando cuenta y empiezan a demandar perfiles profesionales que la universidad no forma con su actual plan de estudios.

Es aquí cuando veo la publicidad desde otro punto de vista. Sigo queriendo dedicarme al mundo de la estrategia, al  comportamiento del consumidor, ayudar a aumentar las ventas,  pero ahora en otro entorno, el entorno digital.

Decidida a iniciar esta nueva andadura, asistí a Entérate para averiguar cómo formarme en el mundo digital. Y allí, tuve la suerte de inscribirme en un curso de verano de La Cámara de Comercio de Sevilla: Start Business.  En este curso conocí  a profesionales que no se limitaban a impartir un tema, sino que nos hacían partícipes de sus experiencias, de sus errores y aciertos, de gestiones de crisis, es decir, nos contaban el día a día de la profesión.

Parece que no me he cansado de la Cámara de Comercio :P  por recomendación de un amigo  conocí #SevillaCompite.  Donde espero seguir aprendiendo de mis compañeros de clase, compartir conocimientos con aquellos que han estudiado otras áreas diferentes a la comunicación, establecer sinergias, y  seguir escuchando con atención y tomando nota de aquellos profesionales que han luchado por dedicarse a lo que quieren por vocación a pesar de que seguro que al principio su entorno le cuestionara y la universidad solo le enseñara a estudiar.

No olvides que  El éxito es un 1% de inspiración y un 99% de transpiración.

 

Leave a Comment