Guía básica de estilo para tus post

Cuando decides dar el paso y crear tu propio blog, tienes que ser consciente de que todo lo que publiques, para bien o para mal pasará a la historia. Por eso, hay que cuidar la redacción y la presentación de tus posts.

Parece una tarea fácil pero en realidad hay que dedicarle mucho tiempo y cuidar hasta el más mínimo detalle.

Además de pensar la temática para cada publicación, esta siempre debe estar orientada a mejorar tu posición en los rankings de los buscadores. Y otro aspecto muy importante es, escribir por y para tu público objetivo. Hay que saber qué le gusta, cómo busca, cuándo lee…con el objetivo de que el usuario interactúe y comparta el contenido.

Entre las recomendaciones que debes seguir a la hora de escribir en tu blog, se encuentran:

  1. Comprueba que los contenidos son relevantes en el contexto en el que se encuentran. Debes asegurarte de que todo lo que aparece en tu post es relevante. Toda la información que incluyas debe responder a las necesidades de tus usuarios.
  2. Crea contenido original cuando sea posible. Esto te diferenciará de los demás y será más difícil copiar por tu competencia.
  3. No cometas faltas de ortografía ni errores gramaticales. Si lo haces puede generar falta de profesionalidad.
  4. Idioma de publicación. Dependiendo del alcance que quieras, podrás publicar varios en idiomas, asegúrate de que está correctamente escrito en todos ellos.
  5. Es recomendable usar frases cortas, con diez palabras o menos. Si necesitas escribir una frase larga, combínala con frases más cortas.
  6. Usa párrafos cortos con muchos espacios en blanco entre ellos. Los huecos en blanco son esenciales para el flujo de contenido. Leer en la pantalla cansa más la vista que el papel, por lo que los espacios en blanco adicionales ayudarán a seguir el contenido.
    También sería bueno, mantener párrafos de no más de cuatro a cinco frases cortas.
  7. Usa listas con iconos o listas numeradas. Son fáciles de leer y proporcionan una idea rápida del contenido con un golpe de vista.
  8. Divide el contenido con títulos, subtítulos y entradillas llamativos. Estos elementos facilitan la lectura. Esta estructura facilita una lectura rápida, ayudando a encontrar la información exacta que necesita el usuario.
  9. Utiliza palabras clave sin abusar.

 

¡Toma nota y a escribir!

Recommended Posts

Leave a Comment